ENTRENANDO LA FELICIDAD

diciembre 17, 2012 § 4 comentarios

VÍSTETE PARA TRIUNFAR

Lo primero es lo primero, los confesamos somos unas pesadas. Pero es que cada vez encontramos más evidencias sobre nuestra recientemente adoptada, aunque no todos los días aceptada, teoría de la felicidad. Esa que tan alegremente defiende que sólo un tanto por ciento muy pequeño de la cuota de felicidad pertenece a los acontecimientos externos, algo así cómo un 10%, siendo el resto pura actitud. ¿Cómo?, ¿que todas las desgracias que me pasan cada día, no son las responsables únicas, totales y absolutas de que no sea feliz?, ¿que mi mierda de suerte aparcando, mi escaso éxito con los hombres y los diez centímetros que me faltan para entrar en percentiles, no son los verdaderos arrebatadores de mi ansiada felicidad?

Según los que saben de esto, no, rotundamente no. No contentas con esta revelación, el otro día en un libro brillante de un autor desconocido, nos topamos con una fórmula sobre la tan mentada felicidad aún más extrema y desconcertante. El escritor ponía en boca de uno de sus personajes una afirmación que sentenciaba al respecto: la felicidad es una cuestión puramente vocacional. O sea que si no somos felices, es porque no tenemos vocación. Luego seguía, un 80 por ciento es pura predisposición, un 15 por ciento laborioso aprendizaje, y solo el resto pertenece a los hechos. Esto es aún peor, porque entonces tampoco podemos culpar a los ladrones de felicidad, esas personas tóxicas que tanto nos putean en todos los aspectos de la vida, en el curro, en la calle, en el atasco. ¿Ni siquiera mi jefe es mínimamente responsable?.

Aceptar que la felicidad proviene del interior cuando nos hemos pasado media vida culpando a la diosa fortuna, a su prima hermana la diosa mala leche genética y a su suegro el dios de la injusticia social, es un palo muy considerable. Es algo así como responsabilizarte casi por completo a ti mismo por no haber alimentado esa vocación, y eso no hay cuerpo que lo aguante, ni mente que lo procese sin una botella de ron de por medio. ¿Y esto porque no me lo enseñaron cuando me contaron las guerras púnicas?.  Resulta que uno se ha forjado su identidad a base de buscar culpables de su infelicidad, la mayoría de las veces responsabilizando por completo al azaroso destino y sus vericuetos (maldita suerte la mía¡¡¡), pero otras muchas sencillamente poniendo el peso en los demás: la pareja, el gobierno, los padres, los amigos, los profesores, la de arriba, el casero, la dependienta de Zara, la madre del cordero…

Si lo pensamos bien, todos conocemos a unos cuántos felices vocacionales, esos que han sabido manejar con acierto sus expectativas y acomodarlas a la realidad. Pero son muy, muy poquitos. Son gente que acepta sus limitaciones, y por tanto son capaces de superarlas, que no dramatizan demasiado, y que casi siempre ven el lado bueno de la vida. Vamos que ni en sus días más torcidos ganarían el premio Miss desgraciada de la semana. Tranquilas, lo normal no es esto, lo más común es tener un par de traumas infantiles no superados, alguna frustración de  amor adolescente sin resolver, tres o cuatro complejos que han crecido con la edad, y cierta tendencia a querer gustarle a todo el mundo, que dejan la cuota de predisposición a la suela del zapato.

 Así que la mayoría tenemos que conformarnos con pillar ese 15 por ciento que pertenece al laborioso aprendizaje y sacarle todo el partido que podamos, porque con la crisis y el paro que hay, claramente los acontecimientos  tampoco acompañan nada. Por todo ello chicas, no se nos ocurre nada mejor que empezar el entrenamiento ya mismo. Tenemos claro que este aprendizaje es una carrera de fondo que empieza cuando te levantas y termina cuándo te acuestas. Pasa por lo que haces, por lo que dices, por cómo lo dices, por el lenguaje visual, por tu forma de mirar, y cómo no, por lo que te pones. Aquí os dejamos algunas inspiraciones para empezar cuanto antes a llamar a la puerta de la felicidad, y si no abre, insistid que está por algún lado. Esperemos que no esté también en huelga…

INSPIRACIÓN MODA ALMUYANITAVESTIR CASUAL CON ESTILO ALMUYANITACOMO SER ELEGANTE ALMUYANITAIDEAL PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO CUERO ROJO VESTIDA PARA GANARUN LOOK CON PERSONALIDAD ALMUYANITACHANDAL COOL ALMUYANITAEL MEJOR STREET STILE ALMUYANITAMEZCLAR ES ACERTAR MODA ALMUYANITA92534967315399580_spwhrn8q_cTENDENCIAS MODA ALMUYANITADESQUARED2 UN ACIERTO COOLlCUERO NEGRO LOOK MALA ALMUYANITAPANTALONES OVERSIZE UNA TENDENCIA MEZCLAR SIN COMPLEJOSla-modella-mafia-Boy-Meets-Girl-Kendra-Spears-x-Vogue-Paris-Pctober-2012-photographed-by-Claudia-Knoepfel-Stefan-Indlekofer-styled-by-Capucine-Safyurtlu-3 FAMOSAS STREET STYLEMILITAR ELEGANTE MODA 215961744602788516_q30SBNOY_cLOOK MASCULINO LO MÁS SEXYVia Pinterest, Fashion Gone Rouge, Ninas Vintage

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 4 respuestas a ENTRENANDO LA FELICIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ENTRENANDO LA FELICIDAD en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: