SOBREVIVIENDO AL EVENTO FAMILIAR

septiembre 11, 2012 § 6 comentarios

EVENTOS FAMILIARES

Chicas no os lo vais a creer pero hemos sobrevivido al evento familiar del final del verano. No ha sido fácil. La familia es cómo una montaña rusa, cuando unos están arriba, otros están abajo, y viceversa. Los mayores con sus crisis. Unos en la de los cuarenta, otros en la de los quince que nunca superaron, y otros en la crisis del día porque se ha quemado la carne, no sube el pastel, o no aguanto a mi madre. Los niños son harina de otro costal. Esos si cambian de un día para otro. Los que un año están arrebatadores y guapos, al siguiente, no tienen piños, o les ha crecido demasiado la cabeza, mientras el resto del cuerpo se ha quedado en el mismo sitio. Los que un año no dicen ni dos palabras seguidas, al siguiente no callan, e incluso llevan un micrófono colgado del cuello para amplificar sus discursos. Por no mencionar el tema del agua. Un año de regadío y otro de secano, este año no me baño y monto un pollo cada vez que veo agua, y al siguiente no salgo y pillo todas las otitis que mi madre sea capaz de aguantar.

Lo mismo pasa con la comida, imposible calcular. Un menú para los niños que alimente, les guste a todos, y se pueda comer media hora tarde, para los que nunca llegan a tiempo. Otro para los mayores, que no sea el mismo del año pasado, que demuestre habilidad culinaria y tenga fundamento. Otro para Eloy, que sólo come tres cosas, y uno más para Vega, que sólo come macrobióticos. Luego están de nuevo los mutantes, el que no comía de nada, ahora rebaña hasta el palo del pincho moruno, el que comía de todo, ha desarrollado una nueva alergia, y ahora no come de casi nada, y así hasta el infinito. “Pero si este niño no probaba bocado y ahora se come los kiwis con cáscara”…..

Si encima hay regalos de cumpleaños de por medio, como es el caso, la cosa puede adquirir proporciones grotescas. Están los agravios comparativos “a mi no me hiciste un regalo tan bueno”, los cambios de dimensiones corporales “esto no me vale Tita, que ya no soy un bebe”, los cambios de tendencia en la moda juvenil, “las Bratzs ya no se llevan, ahora son las Monster High”, la evolución de los personajes heroicos según la edad,” Odio a Calliou es un tonto, ahora sólo quiero a Ben10”. Y lo mejor de todo, la guerra padres e hijos a cerca de los tres regalos estrella que yo adoro regalar: mascotas, telefonía, e instrumentos musicales…..

En todo caso prefiero a los niños que a los mayores, al menos ellos dicen lo que piensan sin segundas ni dobleces, sin pretender herir, ni buscar las vueltas a nadie. Sin que haya una eclosión celestial de magnitud desproporcionada porque no les gusta un regalo, o no aciertan con su talla. Los mayores nos limitamos a poner un careto imposible de interpretar adecuadamente, nos vamos a nuestra casa y allí soltamos sapos y culebras sobre lo poco que nos conocen; o nos limitamos a dar las gracias, guardando el comentario en un sitio calentito hasta que llegue el siguiente evento, y así tener la oportunidad de provocar una buena crisis familiar, que ya va siendo hora.

Pero chicas, este año hemos salvado la situación con tres fórmulas mágicas e infalibles: alegría, creatividad y sentido del humor. Para empezar no perdimos la sonrisa ni cuando se quemó la carne, ni cuando se rompieron los horarios, ni mucho menos, cuando quedo claro, que ni sacando los taburetes del baño habría sillas para todos. Después apostamos por delegar en los creativos del grupo la animación, disfraces y concurso de baile, quitando hierro a la infinidad de chorradas que surgen cuando juntas niños en una fiesta. Después dejamos que la comida fuera una elección personal, y que cada cual decidiera si se zampaba un buen plato de pollo al curry, u optaba por engullir la fuente entera de patatas fritas regada con el pack de seis de coronitas. Lo de los regalos fue fácil: baratos y para todos.

Y para terminar no dejamos que las posibles quejas de nadie trascendieran lo importante del evento: estar juntos, intercambiar abrazos y pasarlo bien. Nosotras no descartamos que llegue el día en que salgamos en Telemadrid por crisis familiar. Pero mientras tanto, tenemos claro que el amor lo puede todo, al menos hasta la próxima fiesta. Os queremos familia!!!!!

Anuncios

Etiquetado:

§ 6 respuestas a SOBREVIVIENDO AL EVENTO FAMILIAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo SOBREVIVIENDO AL EVENTO FAMILIAR en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: