SÍNDROME LIMÓN

septiembre 4, 2012 § 6 comentarios

PURGA

Chicas, las vacaciones se acaban, y por si fuera poco, volver a madrugar, la subida del IVA, aguantar al jefe, ver las fotos de las vacaciones de todos tus compañeros, comprobar una vez más que el moreno no aguanta el agua de Madrid y se va en la primera ducha, y que los dos kilos que perdiste en la operación biquini han vuelto sin pena ni gloria. A mí va, y me toca ir al dentista.

Ya sé que para muchas de vosotras el dentista es puro trámite, pero para mí es una tortura china. Nada más entrar por la puerta, el olor a desinfectante industrial taladra mi pituitaria y me entra una especie de mareo que no se me quita hasta que salgo de allí.  En cuanto entro en la sala de espera y me siento en una de esas sillas de sky tan poco confortables, no puedo dejar de escuchar amplificados los sonidos chirriantes y metálicos como de desguace, que llegan de la habitación de al lado, que más parece que estuvieran matando a un cerdo con una soldadora que arreglando unos dientes.

Entonces mi cuerpo se contrae, me pongo rígida, me entran sudores fríos y empiezo a respirar con dificultad. De esta guisa suelo presentarme ante el dentista, que mientras me instalada en la silla de tortura, me pone el babero, y enchufa las herramientas eléctricas apuntando hacia mi pescuezo con esa luz de interrogatorio de tercer grado, me mira resignado y se pregunta si será suficiente con ponerme anestesia local o será mejor aplicarme una general y llamar a una ambulancia.

Esta vez y para no defraudaros más de la cuenta, he intentado relajarme, tener una actitud positiva, y demostrarme a mí misma, que ésta puede ser también una buena experiencia si me lo propongo. Pero no os hagáis ilusiones, porque no he podido evitar ni el mareo inicial, ni la dentera de los sonidos metálicos, ni mucho menos los sudores y escalofríos. Aunque al menos he logrado decir buenas tardes, sentarme menos rígida, respirar un poco y pillar al vuelo un HOLA atrasado que una señora mucho más sonriente que yo, dejaba en la mesita de cortesía.

Por supuesto mi mente insensata y traicionera me ha llevado sin remedio a fijarme obsesivamente en los piños de todas las famosas que desfilaban entre sus páginas, y la verdad es que al final ha resultado una buena terapia, porque me he imaginado las torturas a las que se deben someter, no sólo para tener esas piñatas de exposición, sino para conseguir que la tripa deje de existir y se convierta en una extensión de las costillas.  Y me he dicho, que duro debe ser estar como estas…..

Entre las mejores piñatas famosillas del verano destacaba sin duda la de la mexicana Adriana Abascal, al igual que la planeidad casi imposible de su vientre.  A punto estaba de pasar la página – porque tampoco se trata de leer al completo la entrevista sobre su verano de lujo y desenfreno-, cuando me ha saltado una frase reveladora que nada tenía que ver con la pose de “porque yo lo valgo” de esta señora. SI LA VIDA TE DA LIMONES HAY QUE HACER LIMONADA. Toma ya, pues tiene toda la razón pensé yo, al mal tiempo buena cara, y al dentista con una sonrisa, para que pueda evaluar los daños sin tener que abrirte la boca.

Con la tontería llegó mi turno, y aunque ciertamente iba más relajada que otras veces,  en seguida me tuve que preparar una buena limonada, menudo desaguisado de limpiezas, empastes y encías tenía montado por cobarde, dejada y pasota, que hace casi un año que tenía que haber venido. Vamos que voy a estar allí toda la semana por si me necesitáis para algo.

 Al salir, la cuenta, otro mal trago, menos mal que había allí otra pobre infeliz pagando un pastizal tan desproporcionado que no pude evitar mirarla a la cara – y a los piños- para comprobar si es que era famosa, o la habían implantado los dientes incorruptos de Marylin. Así que cuando una hora más tarde me acostaba dolorida y sin cenar, me acordé de la frase de Adriana y pensé, que a mí me iba más la versión de mi compañera Lupe,  SI LA VIDA TE DA LIMONES, PIDE SAL Y TEQUILA.

 

Anuncios

Etiquetado:, , ,

§ 6 respuestas a SÍNDROME LIMÓN

  • Alejandra dice:

    My bueno! me ha reido mucho!….yo podria recomendarte un buen dentista…. 🙂 …..aunque luego no escribirias estos post tan divertidos!. Besitos.

  • SOFIA dice:

    y no te han recomendado “férula” ??? está super de moda!!! jajajaja…….es para las que estamos estresadas y liberamos la tensión “chascando” los dientes por las noches….eso sí, mucho glamour no te da….porque te ves como “honoraaaato!!!!!!”

    • ALMUYANITA dice:

      Al menos liberáis el estrés apretando los dientes y no haciéndole la vida imposible al prójimo como la mayoría de los mortales. Que gran solución esta de la férula. De momento no me la han recomendado, pero al tiempo.
      En el dentista uno sabe cuando empieza pero nunca cuando acaba….jajajaja

  • slomillo dice:

    lo que menos me gusta de los/as dentistas son las facturas…me destrozan el estomago, el higado y me machacan las neuronas del punto del dolor dentistero, el trigemino, que se me torna todavia mas sensible…

  • De verdad es que en el año hay momentos cumbres que se materializan en personas con bata blanca:
    * Dentista
    * Ginecólogo
    * Reconocimiento de empresa (análisis, peso, …)

    A estos le tengo que sumar el dermatólogo que se ha convertido en un “must” anual antes del verano para evitar las manchas 😦

    Menos mal que no soy hipocondriaca porque ya con esta ristra tengo bastante y me sobran, pero para mi definitivamente el peor es el dentista que aunque no te haga más que una limpieza, ya te ha puesto un foco en los ojos y te ha colgado el “chupa babas” así que te entiendo perfectamente.

    Un beso!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo SÍNDROME LIMÓN en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: