¿SUPERIORIDAD FÍSICA O MENTAL?

agosto 14, 2012 § Deja un comentario

MIREIA Y DANA

Chicas aunque nosotras claramente de olímpicas no tenemos mucho, no nos hemos podido sustraer el fenómeno Londres 2012. Quizá sea porque es el único tema esperanzador en los medios de comunicación, o simplemente porque encierra un montón de historias de superación. En fin que este año hasta hemos visto de cabo a rabo la ceremonia de inauguración de los juegos, y no con un afán informativo, sino simple y llanamente porque el evento logró engancharnos, atraparnos, y succionarnos sin remedio frente al televisor durante la friolera de dos horitas.

Aunque nuestra intención era dedicarle sus dignos quince minutos, la magia del acontecimiento nos fue llevando de la historia a la literatura, de allí a la música, pasando por el baile, la pasión y el humor, hasta nos enteramos que fueron ellos los que inventaron Internet. Y todo ello con un ritmo magistral que hasta puso en jaque a las comitivas de los 204 países participantes, que pertrechados con su bandera y vestidos con atuendos más o menos folklóricos, desfilaron uno detrás de otro, casi sin perder el paso, pero sobre todo sin perder el ritmo en ningún momento. (Lo verdaderamente difícil para los telespectadores era distinguir su situación en el mapa, tanto ha cambiado el mundo!!!!) .

Mientras desfilaban estos grandes deportistas de todo el planeta, todos ellos seres luminosos, algunos casi mágicos, de extraordinarias complexiones físicas, muchos de ellos con hermosas caras y magníficas sonrisas no impostadas, el resto del mundo, desde nuestras casas, no podíamos dejar de pensar en su superioridad física, en ese regalo de la naturaleza al dotarlos de tanta fuerza y tanta belleza. Era un poco como el desfile de los dioses modernos, de los superhéroes salvadores del mundo, más ahora con los tiempos que corren, cuando son casi los únicos en dar alegrías y esperanzas a los conciudadanos de sus países.

Sin embargo si buceamos un poco en las historias de estos deportistas de élite nos encontramos que muy al contrario de lo esperado, entre estos hombres y mujeres de superioridad manifiesta, hay pocas historias de superdotados, y sin embargo muchas de sacrificio, de superación, y de preponderancia mucho más mental que física. Sino que se lo digan a las dos campeonas de natación femenina en la modalidad más dura: los 200 metros mariposa. Dos superwomen en la piscina. Dos nadadoras imbatibles que cualquiera diría que han nacido para estar en el agua batiéndose en duelo contra el cronómetro. Sin embargo ni la Española Mireia Belmonte medalla de plata en estos juegos, ni la estadounidense record mundial y medalla de oro, Dana Vallner, han sido diseñadas para ese entorno, sino todo lo contrario.

Mireia Belmonte empezó a nadar por recomendación médica para corregir una tremenda  escoliosis en la parte baja de la espalda, y años después fue diagnosticada de asma y alergia al cloro. Dana Vollmer, de 25 años tiene varias enfermedades cardiovasculares, una operación a corazón abierto, alergia al huevo, y una carta de su médico que le recomienda no dedicarse a este deporte, tanto es así, que se ve obligada a llevar un desfibrilador a la piscina cada vez que sale a nadar. Así que ninguna de estas dos jóvenes olímpicas se limitan, como cabría esperar, a luchar contra sus adversarias en la piscina, sino que también luchan contra sí mismas, sus limitaciones, y en el caso de Mireia, contra sus propios compañeros de equipo que no apostaban un duro por ella.

El secreto, como dicen ellas,  está en la actitud, pero sobre todo en el trabajo en equipo, lo que parece una contradicción siendo este un deporte individual. Y es que para ambas sus entrenadores son tan responsables como ellas mismas de sus éxitos deportivos en el agua. En ambos casos el entrenador parece ser el alquimista de la fórmula secreta para que cada una llegue a su meta y consiga superarla. Estamos seguras de que esto es verdad, y también lo estamos, de que parte de este mérito también es atribuible a sus familias, porque no todas las madres, ni todos los padres hubieran alentado este espíritu de lucha y superación en personas aparentemente limitadas, ni mucho menos les hubieran dado el empuje necesario para comprobarlo.

Este magnífico descubrimiento, y el de que tampoco son tan diosas en otros aspectos más cotidianos – Mireia como muchas chicas de su edad se muere por el chocolate, elixir con el que se premia cuando tiene buenos resultados, y no perdona llevar las uñas pintadas en cada competición –, nos hace pensar en la cantidad de cosas que podemos hacer si creemos, y los que nos rodean también, que podemos hacerlas, y en cómo seríamos si pudiéramos cambiar el miedo y los complejos, por el arrojo, la esperanza y el optimismo. Suerte a todas las olímpicas que creen que pueden ganar, y ojo con lo que les decís a vuestros hijos, todo cuenta.

Anuncios

Etiquetado:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿SUPERIORIDAD FÍSICA O MENTAL? en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: