ATROVENT CLUB. MADRID

julio 18, 2012 § 2 comentarios

Y DE REPENTE CRISTINA

Chicas, el otro día tuvimos la cena de amigas de despedida antes de las vacaciones. Lo que prometía ser un acontecimiento más del verano, se convirtió sin embargo en la gran noche de la temporada. Sin duda parte del mérito lo tuvieron una vez más nuestra actitud dicharachera, disfrutona y positiva, tener un buen tema del que hablar (SACAR LA CABEZA del que ya os hablaremos en otro post), las buenas vibraciones del grupo,  todas lo dimos todo, y como no, la gran sorpresa de la noche: nuestro encuentro con Cristina y los mazizorros en el Atrovent Club de Chueca.

La noche empezó con una cervecita en una terraza de la plaza de Santa Bárbara, un buen punto de encuentro a la fresca del atardecer en un día de verano. Allí una camarera de esas con poca vocación aunque bonita sonrisa, nos tuvo más que entretenidas con su desgaste extraordinario de energía trayendo una copa en cada viaje, limpiando las mesas hasta tres veces seguidas, y derramando por el camino parte de los aperitivos, una de las veces a punto estuvo de arruinar el vestido blanco inmaculado de Sofía con media fuente de Doritos.

Después seguimos la jornada con una divertida cena en un pequeño restaurante en la calle Válgame Dios. Una calle que os recomendamos, no sólo por el nombre de suspiro femenino que nos encanta, sino también porque está llenándose de garitos chulos a buen precio. Allí fuimos a dar, al más reciente de todos, un sitio pequeño con una carta con poquitas cosas ricas y decoración retro: Charlotte. Aunque todavía con escasa clientela nosotras lo pasamos genial. Reconocemos que se lo merecen porque están haciendo méritos con buenos descuentos en el Tenedor, camareros solícitos y simpáticos y chupitos de despedida.

De allí salimos más que contentas con dos botellas de vino y varios chupitos en el cuerpo, y nos dirigimos resueltas a encontrar un sitio estratégico para la primera copa. Tras varias tentativas fallidas acabamos recalando en uno de los garitos más recomendables del panorama chuequero nocturno y diurno: el Atrovent Club. Uno de esos lugares imprescindibles en la ciudad, con una decoración vintage-retro-creativo, siempre con alguna buena exposición de arte en sus paredes, y sobre todo con sorpresas inesperadas para un sitio que de entrada ofrece un aspecto más bien tranquilo.

Detrás de la barra reinaba Cristina, una camarera nada al uso en un garito nocturno, no sólo por su aspecto de Heidi recién llegada de las montañas, con su babi de rayas de colores, las mejillas sonrosadas, y los labios de un rojo lozano imposible en estas latitudes, sino por su actitud igualmente lúdica, casi infantil, que después resultó de lo más sexy. Allí Pin up Cristina campaba a sus anchas ejerciendo su liderazgo de gatita presumida rodeada de niños guapos igualmente lozanos y también ataviados con un look de boyscouts modernos.

Chicos tan guapos como habilidosos preparando esmerados cócteles y copazos al son de una inigualable combinación de músicas de todas las épocas, que fueron subiendo de tono a medida que transcurría la noche. Al principio nada parecía presagiar el cambio inesperado que daría evento, hasta que Cristina y sus muchachos saltaron de la barra a ritmo de discoteca y se marcaron un baile entre las mesas digno de la mejor época de Marta Sánchez. A partir de entonces el DJ cogió fuerzas animado por los comentarios de Cristina también convertida en locuaz locutora con su voz de lolita recién salida del colegio.

La segunda performance de la noche ya algo más esperada que la primera, arrastro a parte de la clientela – entre las que nos encontrábamos algunas de nosotras lideradas por Alejandra-, tras los improvisados bailarines hasta formar un corrillo aeróbico de baile, en el que Sofía se llevó el primer puesto de coordinación dejando constancia de su gran afición al gimnasio y su habilidad para seguir las indicaciones de los monitores.

Pero chicas el zenit de la noche aún no había llegado, cuando ya apurábamos la segunda copa, algunas la tercera, Cristina renovó su carmín y tomando el micrófono como si fuera una auténtica profesional de la farándula, volvió a hacer una vez más su paseíllo entre las mesas para cantarnos con voz tildada de niña buena el mítico tema de Mecano “Mujer contra Mujer”, con tanta entonación que si la hubieran oído en operación triunfo hubiera tenido sitio seguro en la academia.

Así llegamos entusiasmadas y bastante entonadas al final de la noche y cuando emprendíamos la retirada porque ya echaban el cierre, uno de los acólitos de Cristina nos obsequió con un baile erótico festivo especialmente dedicado a nuestro grupo de gritonas heterosexuales, encerrándose a modo de jaula entre la puerta de cristal y el cierre metálico. Cuando salimos de allí no había quién nos parara y aunque el último sitio no estuvo a la altura. Esta será una noche inolvidable. Besos a Cristina y sus mazizorros.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 2 respuestas a ATROVENT CLUB. MADRID

  • Piti dice:

    y que me decis del último local en el que daba miedo meterse a la pista por si algún caballo despistado de los modeletes masculinos nos propinaba una coz !!!!! La verdad es que me va a resultar dificil olvidar ésta noche.Besos.

  • almudena dice:

    jajaja el último garito se merece un post entero o todo lo contrario ninguno, las cofias de las del baño y el modelo equestre de los camareros, el de jokeys de los tíos y el de ascott de las tías, brutal. yo tampoco la olvidaré

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ATROVENT CLUB. MADRID en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: