PILLADAS POR LOS PELOS

julio 13, 2012 § 11 comentarios

¿TÚ COMO TE LAS APAÑAS?

Chicas el verano se me echa encima y yo con estos pelos. Tengo que ir urgentemente a la peluquería. Para nosotras la peluquería es uno de esos placeres con sabor agridulce.  Dependiendo del resultado unas veces más agrio, cuando al salir descubres que tu pelo en lugar de tener el color de los trigales en flor parece más bien una Mirinda de naranja sin gas; y otras definitivamente más dulce, cuando una desconocida te pregunta por la calle dónde te has echado esas mechas tan bonitas. Queda claro con esta pequeña confesión, que no somos de las de visita semanal peluquera para lucir melena el fin de semana, sino más bien de las de visita obligada cada tres meses por aquello de renovar las mechas. Si queridas, somos de las que todavía llevamos mechas…..pelin carcas pijillas no?.

Lo de las mechas es un invento de los años 70 que ha ido evolucionando con el tiempo y que algunas hemos sufrido en todas sus dimensiones. Todo empezó en un empeño por mantener esos colores de la niñez, cuando el pelo semirubio y brillante sólo necesitaba unos rayos del sol para adquirir de forma natural y espontánea uno luminosos mechones rubios que duraban todo el año. Así las mechas o reflejos de sol (en su acepción más romántica) ganaron cientos de adeptas como nosotras.

Entre los muchos métodos utilizados para su aplicación, aún recordamos con pavor aquel gorro de piscina lleno de agujeros, dos o tres tallas más pequeño que tu cabeza, desde el que te clavaban sucesivamente una aguja de ganchillo para extraer de raíz los mechones a teñir. La tortura era doblemente tal, tanto por el dolor de cabeza que te dejaba el resto del día, como por tener que ver en el espejo tu imagen calva con unos pelos ralos colgando aquí y allá, manchados con una pasta verde bacalao al pilpil.

Hoy en día la cosa es menos tortuosa, más indolora e incluso hasta placentera. Aunque verte con la cabeza como si fueras un pollo congelado envuelto en papel Albal  a punto de entrar al horno tampoco es moco de pavo, al menos la sesión es cómoda, agradable y en mi caso hasta soporífera. No en vano eso de que te toquen el pelo con cariño y sabias manos tiene cierto efecto anestesiante …. Allí llegó yo con mi cafetito, me instalo cómodamente en el butacón cargada con los HOLAS de los últimos tres meses, (porque sólo en la pelu leo los cotilleos), y mecida por esa música de ascensor al son del repiqueteo de peine aquí y allá, consigo tener una de esas experiencias felices, que como he dicho antes, a veces hasta terminan bien.

En algunas ocasiones cuando el peluquero pregunta eso de, “te hago lo de siempre o quieres otra cosa”. Me entra uno de esos ataques repentinos de cambio, y me pregunto si es el momento de hacerlo, de cambiar de una maldita vez, de dejar las mechas y cambiarlas por otra cosa, de cortar por lo sano, cambiar color, meter tijera y darle un giro a mi imagen de esos que sólo las muy guapas se atreven a hacer. Pero casi siempre me quedo en un pusilánime “pónmelas más oscuritas o córtame un centímetro más,,, para cambiar”….

Nos fascinan esas heroínas que van con la foto de Elle Mcpherson y cuando las preguntan que quieren, responden con una sonrisa, ESTO. En estos casos hay dos tipos de reacciones por parte del peluquero: está el que te dice que su peluquería no es un centro de cirugía estética, y que si quieres milagros te vayas a Lourdes, o en el lado opuesto, esos que te responden muy solícitos que has hecho una magnífica elección y que vas a quedar igualita… aunque añaden con tono de falsete,” esto te va a costar un pelin más, porque Elle lleva las mechas de al menos dos colores distintos, sino tres, y por supuesto te tengo que teñir también las cejas a conjunto”…

En fin que está claro que nunca superamos esa fiebre de ser lo que no somos, de tener un pelo liso cuando lo tenemos rizado, o rizado cuando lo tenemos liso, lo llevamos en los genes. Mi caso es este último, liso, pero laso, y por supuesto como no podía ser de otro modo en la adolescencia tuve que hacer un intento de convertirme en Megg Ryan. Entonces convencí a mi pobre madre de que era imprescindible para mi subsistencia en la jungla estudiantil hacerme una Rizzi, el término cool de la permanente o pelo frito de toda la vida. Una especie de líquido tostador con olor a vómito que convertía una melena lisa en un fastuoso pelo rizado en un par de horas. A mí me quedó de lujo, un melenón rubio lleno de sinuosas ondas coronaba mi cabecita al salir del mítico Llongueras, aunque eso sí, perecedero como la lluvia, ya que me duró exactamente 24 horas, tanto que mi madre financiadora del proyecto nunca llegó a verlo…

Un beso para nuestras amigas de mechas y de muchas otras cosas: Katia, Charo, Eva, Belén, Pity, Sofía, Lioba, Alejandra y un beso para las pocas que no sucumbieron a ellas, Belén, María, Verónica, Tilla, Bea…….

Anuncios

Etiquetado:,

§ 11 respuestas a PILLADAS POR LOS PELOS

  • Piti dice:

    Tengo que confesar que de un tiempo a ésta parte, voy encantada porque son divertidisimos…. he conseguido pasarlo bien hasta en la pelu, que gran logro, no os parece?

    • ALMUYANITA dice:

      A mi me parece increíble. Eso es crecimiento personal Piti. Que envidia.
      Que pena que me pilla ftan mal la pelu esa a la que vais Charo y tú y de la que salis como si hubiérais ido un fin de semana enterito a un spa..

  • florence dice:

    Yo soy un desastre para la pelu, la verdad es que me da un poco de pereza, voy 3 veces al año como mucho, nunca encuentro tiempo. Y menos que no me pongo mechas ni nada porque ni te cuento como tendría el pelo con mi dejadez !!!
    bss

    • ALMUYANITA dice:

      Mira el lado positivo, así explotas tu belleza natural y el día que vas a la pelu, la gente flipa contigo y lo importante es sorprender.
      A mi esta moda de las mechas californianas que se llevan tanto (ya sabes, esas que te dejan una raíz de un palmo) me ha venido de perlas, sobre todo al sexto mes de carencia que es cuando están perfectas). Jajajaja

  • sofia dice:

    Hola chicas!!!….si, si, yo soy otra de esas fanáticas de las mechas….pero lo mío tiene muuuuucho delito, porque sólo me las doy en un sitio, no vaya a ser que me las pongan de otro color!!! ¿no?

    ….y la verdad que mi pelu no me viene muy a mano, jajajaja (solo de recordarlo me parto yo sola de risa!!!) porque la tengo exactamente a 600 km de mi casa!!!!!….si si, como oís!!! …. desde hace 20 años!!!!!

    …. eso sí, últimamente las estoy estirando demasiado ¿no?… hasta que me toca recorrer esos ansiados 600 km no hay como laverse el pelo durante un tiempo con el champú “reflejos dorados” de Timotei…..que te ayuda un poquito!!!!

    … ahí os dejo eso!!!

    • ALMUYANITA dice:

      Sofi, pero que auténtica eres!!!
      600 kilometritos para darte las mechas, eso es confiar en tu peluquero. Vamos ni Rupert.
      En todo caso, te diré que a ti no se te nota casi na´la raiz porque tienes una de esas bases de color que llaman “ceniza”, porque el champú este Timotei ya te digo yo que no hace na´ de na, Yo ya lo he probado todo con tal de alargar el sablazo que me meten en la pelu, y mi raíz negra como el carbón se mantiene intacta, inpoluta con su color y brillo habitual.

  • Este post me viene al pelo! busco peluquería, ya sabéis buena bonita y que no te saquen un riñón, alguna recomendación????

    Un besazo,

    • ALMUYANITA dice:

      Esto necesita un estudio de campo muy importante porque me da que con este tema somos todas un poco frekys. La de Sofi, está en Vigo así que descartada, la mia en la Moralzarzal, fuerta también, la de Piti y Charo es tipo Almodovar (hay que tener ciertas dosis de sentido del humor para entrar y quedarse, pero si la eliges merece la pena). La de Almu está bien pero un poco bastante carilla…
      Depende de donde vivas, tal vez podamos ayudarte entre todas, no????

  • chaly dice:

    Lourdes dónde vives?? por qué zona?? La de Pity y la mia está casi en pleno Bronx pero merece la pena por su precio y amabilidad…

  • Hola!! En Arganzuela, Bronx me vale, realmente me vale todo que esté bien comunicado.

    A mi peluquero le seguí por medio Madrid, hasta que le perdí la pista y me lo encontré otra vez en una peluquería al lado de mi casa, una señal que ha durado dos años por lo menos, pero claro si se va a Brasil, me lo pone muy complicado.

    Un beso y gracias!

    • ALMUYANITA dice:

      Que guai eso de seguir un peluquero Lourdes, eso es fidelidad. Les preguntaré a las chicas la dirección de la del Bronx pero yo te aconsejo que intentes encontar alguna de confianza por tu zona de influencia (casa, trabajo, casa de tu madre o alguna amiga, zona de shopping..,) porque si no, al final se te hace bola y ya vas cuando ya lleva la cosa fatal semanas….jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo PILLADAS POR LOS PELOS en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: