DIETAS. “YO EMPIEZO UNA CADA LUNES”

mayo 14, 2012 § 5 comentarios

DE LA DUKAN A LA DUNKIN, PASANDO POR EL DAIKIRI

Chicas, llegó la operación biquini. Y para celebrarlo esta mañana después de tomarme dos cruasanes con mantequilla he empezado la dieta Dukan. Si esa la famosa, la dieta milagro que sin pasar hambre y comiendo alimentos repetidos hasta la saciedad te deja un tipazo de escándalo en menos de una semana. Ya había probado otras dietas, la de las alcachofas, la sopa de tomate o la del caldo de acelga –  ésta la tuve que dejar porque el olor se me coló en los sueños y por la noche me mareaba –, y jamás olvidaré la del ajo y la remolacha, esta la deje también por el olor, pero no porque se colara en los sueños sino en el gimnasio, que cada vez que sudaba me supuraban los ajos y se me cocinaba la remolacha…

Pero esta Dukan parece más civilizada y menos de exclusión social. La cosa funciona así, hay una primera fase de ATAQUE¡¡¡ en la que te armas de valor para comer sólo proteínas y suspirar durante unos meses no sólo ante la cercanía de cualquier dulce, sino por un miserable macarrón o por una pera caducada ( en esta no hay momento perita, Sofía). Los primeros días empiezas con fuerzas, porque te hinchas a filetes y eso mola, ale un poquito de carne para el buche y un centímetro menos de michelin para la tripita. Pero el cuerpo que es sabio en seguida reacciona cuando lo que entra no sale y la sensación es la contraria, que te sientes como una boa constrictor que se ha comido a un elefante y no como un ligero globito como promete el prospecto. Dios mío, se me olvidaba que esto no lleva fibra¡¡¡. Y es que, como toda dieta que se precie también lleva su complemento alimenticio, esta vez  en forma de alpiste para canarios con olor a mercadillo llamado Avena, y que tienes que tomar a diario si no quieres estar dos meses sin ir al baño.

Superado el estado de ataque, la cosa adquiere una mejora sustancial, cuando empieza la nueva fase CRUCERO¡¡. En esta segunda etapa de la tortura alimentaria además de filetes puedes comer verde, verduritas de todo formato que se van complementando con las proteínas. Aunque con esto del crucero el cuerpo que también tiene recuerdos, te reclamará un daiquiri, un Martini y unas aceitunitas… tu no cedas, y sigue dale que te pego al filete y a las verduritas, y si el cuerpo sigue reclamando mar, pues te tomas un langostino o mejor  te pruebas el biquini y compruebas que aunque la cosa marcha, todavía no hay síntomas claros de que puedas meterte en el ansiado biquini de Blanco, en el que de la talla 32 a la 42 debe haber como medio centímetro de diferencia.

Después de un estupendo crucero por las aguas del pollo a la plancha con ensalada hasta para merendar, desembarcas en puerto y dejas la vida nómada para llegar a la fase de COLONIZACION o ASENTAMIENTO. En esta nueva etapa que dura unos 10 días por kilo perdido, se supone que llega la consolidación del éxito,  aunque a veces lo que llega de verdad es la asunción de la realidad, y es que te toca asumir que jamás entrarás en el biquini de blanco, y que aunque lo hicieras, nunca dejarás de parecer un chorizo embuchado con olor a acelga, pero con gracia y salero como nadie.

Tras la consolidación empiezas a notar que los kilos te bajan poco, pero que lo que si te baja mucho es  la tensión con tanta constricción dietética, así que empiezas a darle a la coca cola light, ese invento del siglo veinte que tantas adictas tiene a la espalda. Llegadas a este punto, la sensación de hinchazón es permanente y para contrarrestar sólo puedes tomar Activia que regula el tránsito y quita los gases, así que sólo te falta comprarte un coche para ser consumidora de la totalidad de productos de un bloque publicitario. Con esto y con todo, llegas a la última etapa del tour, la del MANTENIMIENTO. La buena noticia es que en esta etapa sólo tienes que hacer la dieta dos días por semana, pero la mala es la duración, y es que  dura toda la vida¡¡. Yo en mi caso cuando acabe la dieta Dukan voy a empezar la dieta Dankin, que es igual pero en vez de proteínas te pones tibia de bollería industrial sobre todo de donuts, y los resultados son extraordinarios: nadie te va a conocer, duermes y hueles de maravilla y puedes hacer el mantenimiento cada 18.000 kilómetros.

By Almu.

Anuncios

Etiquetado:, ,

§ 5 respuestas a DIETAS. “YO EMPIEZO UNA CADA LUNES”

  • Ja ja yo me apunto a la dieta del daikiri!!

  • Sofía dice:

    ahhhh…¿¿¿¿¿que no tiene momento “perita”????…pues entonces no la hago!!!! jajajaj

  • florence dice:

    Me ha encantado tu post 🙂
    Yo me apunto al daikiri, el martini, las bollerías varias (soy incapaz de resistir a un croissant o una napolitana de chocolate!!) o lo que sea.
    Yo suspiro por verme con uno de estos cuerpazos que vemos en las revistas y llevar aquel bikini pero, seamos realista, soy incapaz de seguir una dieta más de 48 horas, así que sigo comiendo, de todo y en cantidad razonable, y con mi talla de mujer real… Por favor, quién puede resistirse a un buen plato de pasta o un pastel casero??! Yo no!!! Bss 🙂

    • ALMUYANITA dice:

      Yo tampoco. Me encantan estos momentos en torno a la comida y la bebida (que le vamos a hacer, jajaja). Al final, lo realmente importante es aceptarse y quererse mucho, este es el mejor truco de belleza. Un besazo Flo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo DIETAS. “YO EMPIEZO UNA CADA LUNES” en ALMUYANITA.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: